Se levantó el paro de trenes

Politica Sociales Titulares

La medida de fuerza, implementada por una deuda con la obra social del sindicato, fue levantada tras el dictado de conciliación obligatoria del Gobierno.

El Sindicato de Conductores de Trenes La Fraternidad levantó el paro de 24 horas que había iniciado este martes, tras la disposición del Gobierno nacional, que intima a la asociación gremial y a los trabajadores representados a suspender por 15 días toda medida de acción directa.

De esta manera, durante las próximas semanas, la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) y el gremio deberán entablar diálogos a los fines de resolver el conflicto.

Por la mañana, la interrupción del servicio de las líneas ferroviarias sorprendió a miles de usuarios, generando serias complicaciones en el transporte del AMBA. La razón, según explicaron desde el sindicato, es “una cuantiosa deuda con la obra social del gremio”. 

No obstante, a las 8 a.m., el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria y exhortó a las partes a “mantener la mejor predisposición y apertura para negociar”, y a “contribuir a la paz social y a mejorar el marco de las relaciones laborales”.

Largas filas en las paradas de colectivo.

Además, ante la imprevista problemática para miles de personas, el Ministerio de Transporte de la Nación implementó un operativo que les facilitara el traslado. De esta manera, se habilitaron micros en las estaciones más estratégicas con destino a las áreas más acudidas.

A pesar de esto, en diferentes lugares del Área Metropolitana de Buenos Aires, se registraron largas filas de pasajeros en paradas de colectivo o subte.

Cabe aclarar que, pese al esfuerzo por descomprimir la demanda de transporte con micros, la ocupación de los vehículos no podía superar el 50% de la capacidad, por razones de protocolo de higiene y seguridad, en el marco de la pandemia.

Si no hay acuerdo, podrían reeditar la medida de fuerza el 1 de enero

El titular del Sindicato de Conductores de Trenes La Fraternidad, Omar Maturano, señaló en declaraciones a Radio La Red que el paro es “la única manera” que tienen de ser escuchados.

En relación al conflicto, detalló que la deuda tiene que ver con el sistema único de reintegros y asciende a 140 millones de pesos. “Es dinero que ya desembolsó la entidad para atender la salud de sus afiliados, pero lo grave es que se procura reconocerlo a valores del año 2017”.

Al respecto, advirtió que, si “no hay acuerdo con las autoridades”, podrían volver a realizar un “cese de actividades el 1 de enero”.

Maturano expresó, luego de que la cartera de Trabajo dictara la conciliación obligatoria, que “si es lo que corresponde, lo vamos a acatar”, aunque se mostró escéptico. “Yo creo que no nos corresponde, pero como no estudié para abogado haré lo que me dicen ellos”, evaluó.

El titular de La Fraternidad, Omar Maturano.

Según su consideración, no se trata de “un problema laboral ni un problema gremial”, sino de “un problema de deuda”. Además, sentenció: “Me parece que antes de dictar la conciliación, como personas honestas y gente de bien, tendrían que llamarnos primero y comunicarnos, y no sacar un papel y tirarlo por debajo de la puerta del sindicato”.

Este lunes por la tarde, las autoridades del gremio habían mantenido una dilatada reunión con las autoridades de la SSS, donde “no hubo acuerdo”. Participaron, también, el gremialista de Obras Sanitarias y par del consejo directivo de la CGT, José Luis Lingeri, y el presidente de la Obra Social Ferroviaria (OSFA), Juan Sifrén.

“El sindicato procuró encuentros durante una semana y esta tarde no alcanzó acuerdo alguno con las autoridades de la SSS que, aunque reconocieron la abultada deuda, no ofrecieron soluciones positivas. Por lo tanto, el gremio ratificó la huelga”, afirmó Maturano.

Por último, el sindicalista, secretario de Empleo de la central obrera, sostuvo también que “no hubo respuestas a la necesidad de resolver el grave problema, que convirtió a la obra social de la actividad en deficitaria”. Por ello, ratificó el paro y anunció nuevas medidas de fuerza para el 31 de diciembre y el 1 de enero próximos, en caso de que no haya respuestas a los reclamos.

Tagged