REFLEXIONES EN EL 138º ANIVERSARIO DE NUESTRA CIUDAD

Notas de opinion Politica Sociales Titulares

Por Gastón Crespo. Concejal Partido GEN. Presidente Comisión de Medio Ambiente.  

En este año tan complejo, la pandemia nos llevó a reordenar las prioridades para atender una situación de emergencia sanitaria sin precedentes. Sin embargo, esta crisis global también dejó en evidencia una serie de problemáticas estructurales que no debemos soslayar cuando pensamos en qué ciudad queremos vivir a futuro. 

A 138 años de su fundación, la ciudad diseñada y creada bajo el concepto de “saludable” debe tener más vigencia que nunca. La pandemia ha puesto en jaque la concentración demográfica: en tiempos donde se necesita del distanciamiento social para mitigar la propagación del virus, los espacios abiertos cumplen un rol fundamental en la preservación de la salud.

La pandemia reveló también el déficit y la desigualdad en el acceso a este tipo de espacios: en la región del AMBA encontramos una relación de espacios verdes de 2 m2/habitante, lejos de los 10m2/habitante fijados en estándares internacionales. En el Partido de La Plata la relación es aproximadamente 12m2/habitante. No obstante, mientras en el Casco la relación ronda los 20m2/habitante, en la periferia no llega a 3m2/habitante. 

En este sentido, debemos poner el foco en las grandes brechas de desigualdad que dividen a la población entre quienes tienen más oportunidades de hacer frente a este tipo de catástrofes y quienes no las tienen. Las desigualdades sociales y económicas tienen una correlación con las desigualdades ambientales.

Hace años que La Plata crece sin planificación, con todas las consecuencias que esto trae aparejado para los vecinos que hoy padecen no solo la falta de espacios al aire libre, sino también el deterioro de la infraestructura y de los servicios básicos.

Como consecuencia de ello, los platenses nos encontramos en un estado de alerta permanente y nos vemos obligados a vivir en condiciones insalubres y, en muchos casos, poco dignas. Por eso, es fundamental tomar la iniciativa en la elaboración de planes integrales que den solución a los reclamos actuales y que prevean el mejoramiento y ampliación de los servicios en el mediano plazo. 

En cuanto a la cuestión de los espacios verdes, proponemos incorporar un programa de Áreas Protegidas a los planes de desarrollo urbano. Esto permitiría preservarlas e impedir el avance sobre ellas, entendiendo que contribuyen a conservar los ecosistemas y las especies, así como también proporcionan múltiples servicios ambientales para las poblaciones. 

Estos espacios contribuyen también a la protección de los recursos hídricos, la regulación del clima, la preservación de los suelos, la prevención de desastres naturales y la provisión de atractivos naturales y culturales. 

La relación de espacios verdes en La Plata son una gran atracción y nos ubican en un lugar de potencial crecimiento desde el punto de vista del turismo y otras actividades comerciales. Activar la propuesta turística de la ciudad con eje en la salubridad conlleva a impulsar los sectores fruti-hortícola, hotelero, gastronómico y cultural.

Hace 138 años, nuestros fundadores soñaron una ciudad saludable y hoy tenemos que ampliar ese sueño, incorporando los nuevos enfoques y tecnologías medioambientales. Generar circuitos de movilidad urbana sustentables, conectando plazas y parques con sendas verdes y bicisendas es un gran ejemplo de ello. 

Nuestra ciudad nos brinda múltiples oportunidades para concretar alternativas limpias y amigables con el medio ambiente, y la pandemia nos demostró que no hay tiempo que perder para ponerlas en marcha.