martes 07 de diciembre de 2021 - Edición Nº1098

Policiales | 8 nov 2021

Brutal femicidio en San Justo: mató a su pareja y buscó cómplices para descuartizarla

La situación fue denunciada por una compañera de trabajo, a quien había llamado pidiendo ayuda para deshacerse del cadáver en primera instancia.


Por: Redacción Info360

Este domingo en horas de la madrugada, una mujer de 50 años fue asesinada a cuchillazos y a balazos por su pareja en la localidad bonaerense de San Justo, partido de La Matanza; tras lo cual el acusado intentó buscar cómplices para continuar con su plan criminal, que implicaba desmembrarla y deshacerse del cuerpo.

La víctima fue identificada como Liliana Beatriz Lezcano y, según las primeras indagaciones, presentaba señales de haber recibido puñaladas con un arma blanca y también con una de fuego, aunque resta conocer los resultados de la autopsia.

El hecho ocurrió en horas de la madrugada en una casa emplazada en la calle Thames a la altura 3800, en el barrio conocido como Villa Constructora. El imputado, identificado como Norberto Rodríguez, de 45 años, fue capturado por agentes policiales luego de que una compañera de trabajo alertara a las autoridades policiales.

“El domingo estaba durmiendo en mi casa con mi marido y él me llamó por teléfono con insistencia. Me dijo que necesitaba hablar con urgencia con mi marido- que ya se estaba preparando para ir a trabajar- mi marido me hace una seña que no, y le digo que si es urgente que me cuente a mi. Ahí me dice: ‘tengo un muerto en mi casa’”, narró Florencia, la denunciante, en diálogo con C5n.

Las declaraciones de la denunciante. Fuente: C5n.

Visiblemente afectada, continuó relatando: “Él me dice: 'tomamos cerveza, pastillasm cocaína, fumamos porro, me fui a dormir y cuando me levanté estaba Liliana muerta. Necesito que me ayuden. Yo no quiero ir preso porque ella se mató”.

Ante esto, la mujer llamó a un conocido de la fuerza buscando que la intervención fuera rápida, y este le solicitó que lo demorara en su vivienda; tras lo cual la mujer volvió a llamarlo. Allí, le explicó que oficiales de la policía estaban en camino y que se quedara allí a recibirlos.

Rodríguez admitió que se había tenido que bañar para quitarse las manchas de sangre, y ante la pregunta de por qué estaba manchado si él no había sido el culpable, afirmó que había intentado reanimarla. Además, le consultó a su interlocutora: “¿Les tiro?”, en referencia a dispararle a los efectivos.

Al arribar al lugar, los agentes encontraron a la mujer tendida en el suelo y detuvieron a su pareja. Además, secuestraron armas de fabricación casera: tanto cuchillas como una escopeta “tumbera”.

La denunciante precisó que, luego de escuchar por vía telefónica que la policía había ingresado, colgó y atendió la llamada de otro compañero de trabajo, que había sido convocado por el femicida alrededor de las 6 a.m.

La línea 144 se encuentra disponible las 24 horas para atención, contención y asesoramiento de víctimas de violencia de género.
Por WhatsApp +5491127716463
Por mail a [email protected]

El hombre le contó que había asistido a la vivienda de Rodríguez en ese horario, ya que se lo había pedido por “un problema urgente”. Al ingresar, le cerró la puerta con llave y en el interior se encontró con la terrorífica escena y el -más terrorífico aún- plan del asesino: pretendía que lo ayude a descuartizarla para poder deshacerse del cuerpo.

Ante esto, se negó y le pidió que lo dejara irse, tras lo cual llegó el llamado a la denunciante.

“Me mandé una cagada” y “me pasé de falopa”, fue lo que Rodríguez le dijo a uno de sus compañeros, según expresaron fuentes de la investigación.

La causa quedó a cargo del fiscal Federico Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial La Matanza, quien dispuso una serie de diligencias en procura de esclarecer las circunstancias en las que se produjo este nuevo femicidio.

Un informe del Observatorio MuMalá reveló la semana pasada que en los primeros diez meses de este año se cometieron al menos 189 femicidios, y un travesticidio, en el país; cifra que alcanza los 282 si se suman las muertes violentas de mujeres relacionadas al delito o sus colaterales (narcotráfico, venganza o deudas), las que están en proceso de investigación y los suicidios vinculados a sus relaciones.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias