Una joven muerta y tres heridos graves tras explosión en un bar de San Miguel

Policiales Titulares

El fatídico hecho ocurrió durante el fin de semana, como consecuencia de las condiciones de extrema negligencia bajo las cuales funcionaba el local.

Un fatal accidente ocurrido en la cervecería Zar de San Miguel culminó con la muerte de una joven de 18 años, identificada como Lucía Costa Osores. El hecho ocurrió en la madrugada del sábado y dejó, además, al menos 8 heridos con quemaduras de diversa gravedad, de los cuales 3 se encuentran graves.

La explosión ocurrió cuando una de las trabajadoras del lugar, emplazado en la intersección de las calles Paunero y Rodríguez Peña, se acercó a la mesa donde se encontraba la víctima con sus amigos para recargar un peligroso centro de mesa.

Se trataba de un mechero que lanza una poderosa llama, combustionado con alcohol. La mujer se acercó a la mesa con un bidón lleno del líquido altamente inflamable, e insólitamente se dispuso a llenar el receptáculo sin apagar la llama previamente.

El video del hecho, publicado por el periodista, Mauro Szeta.

Esto desencadenó una impresionante explosión, que alcanzó a los comensales así como a la propia mesera, y desató la desesperación de los presentes. La dramática escena fue registrada por las cámaras de seguridad, que permiten observar el momento del incidente, así como la dimensión de las llamas de estos mecheros, exhibiendo la gran negligencia del lugar.

Tras el hecho, tanto la empleada, como el encargado y el dueño del comercio fueron imputados por homicidio culposo y lesiones culposas. No obstante, los familiares y allegados de la víctima marcharán este miércoles a las 16 horas a la plaza San Martín de San Miguel, en reclamo de justicia y para que su pérdida no quede impune.

Una muerte evitable

Cabe aclarar que el accidente fatal tuvo como condición necesaria una serie de transgresiones y negligencias.

En primer lugar, la provincia de Buenos Aires aún no había habilitado el funcionamiento de locales gastronómicos más que para las modalidades de delivery y take away. La presencia de clientes en las mesas concurría, en principio, en una falta a lo establecido por las autoridades bonaerenses.

Por otro lado, los procedimientos del personal en la manipulación de estos elementos altamente inflamables, exhiben una completa carencia de capacitación y la ausencia de protocolos preventivos de accidentes.

Familiares y amigos marcharán por Lucía el próximo miércoles.

El bochornoso mensaje del dueño

En las horas posteriores al trágico accidente, se filtró un audio enviado por el dueño del establecimiento que generó aún más indignación. En el mensaje, tergiversó la situación y minimizó su gravedad increíblemente.

“No pasa nada, o sea, sí pasó, pero nada tan grave” explica el empresario en el audio. Según aseguró, “unos chicos empezaron a joder con los rociadores de alcohol, y jodiendo, jodiendo, se prendió fuego uno, se prendió fuego la chica, empezó a los gritos pero no pasó más nada que eso”.

A continuación, concluyó: “Se quemó la camarera que la quiso apagar, y una clienta. Pero el negocio no se prendió fuego ni nada de eso, así que les agradezco a todos la preocupación, pero nada más que eso, un garrón”.

Las imágenes de las cámaras de seguridad, filtradas también durante el fin de semana, desmienten esta versión y muestran claramente la explosión luego de que la empleada se acercara con el bidón a la mesa para recargar el hornillo.

Tagged