Un delincuente muerto y otro linchado tras intento de asalto en La Matanza

Policiales Titulares

El joven fallecido y el detenido eran menores de edad, y habían intentado robarle la camioneta a un panadero. Además, otros tres cómplices lograron escapar.

Un brutal hecho de violencia conmocionó a los vecinos de Rafael Castillo, Partido de La Matanza, en la tarde del sábado. Corrían las 18 horas cuando al menos dos delincuentes abordaron a un hombre de 36 años, que se encontraba junto a uno de sus hijos ingresando una Toyota Amarok a una cochera.

Las circunstancias en las que el hombre dio muerte a uno de los ladrones que lo atacó son, por el momento, confusas. Según las primeras versiones, comenzó a forcejear con uno de los malvivientes, de 17 años, le quitó el arma y le disparó presuntamente 9 balazos (el número de orificios que presentaba el cuerpo).

Según se pudo reconstruir, los cómplices del fallecido también habrían atacado al dueño de la camioneta, que en su carrocería recibió 7 orificios de bala. Además, uno de ellos fue capturado por los vecinos, que lo golpearon en manada y lo redujeron hasta que la policía lo detuvo.

El barrio donde ocurrió el tiroteo.

Las dudas que rondan el caso por estas horas tienen que ver con una apreciación extraoficial de los efectivos policiales que acudieron a la escena. Según evaluaron al observar el cadáver, los orificios serían de un arma 9 milímetros, que no fue secuestrada en el lugar.

Por otro lado, sí se incautó una réplica de un arma, que correspondería al delincuente ultimado, y una calibre 32. Esto le quita fuerza a la hipótesis de que el arma utilizada había sido sustraída al fallecido.

Durante las horas posteriores trascendieron videos del momento en que los vecinos y comerciantes golpearon al compañero, de 16 años.

Imágenes sensibles: registro del linchamiento de uno de los delincuentes. El fallecido yace en el suelo. Créditos: Fernando Tocho.

El joven fue aprehendido por las autoridades policiales, y por estas horas la investigación, a cargo del fiscal Federico Medone, apunta a identificar a los, al menos, 3 delincuentes restantes que huyeron a bordo de un Chevrolet bordó.

El panadero aseguró este lunes, en declaraciones a la prensa, que no fue su intención matar a nadie. Ante diferentes medios de comunicación, expresó: “yo no soy Dios para decidir sobre la vida de la gente” y explicó que actuó sin pensar, y para proteger la vida de su hijo.

Además, declaró estar “arrepentido” de lo que pasó y le pidió disculpas a la familia del joven, aunque aclaró que “eligió un mal camino”. Sin embargo, también contó que por estas horas viven atemorizados y que casi no pudo dormir pensando en posibles represalias. La esposa del hombre denunció que, a través de las redes sociales, ya recibieron amenazas.

Arde La Matanza

El popular partido bonaerense había estado en el centro de la escena a fines de la semana pasada por otro conmocionante hecho de violencia. En aquella ocasión, por el asesinato a sangre fría de un chofer de colectivo de la línea 218 en el barrio San Javier, de la localidad de Virrey del Pino.

Según contaron los pasajeros, tres hombres y una mujer habrían participado del ataque, que no tuvo un móvil de robo y culminó con un disparo en la cabeza del conductor, efectuado desde afuera de la ventanilla del chofer.

El sangriento hecho suscitó un paro de 24 horas de todas las líneas que atraviesan la zona oeste del Gran Buenos Aires, exigiendo seguridad para los trabajadores esenciales y los pasajeros. La medida de fuerza, además, fue acompañada por cortes totales en la Avenida General Paz, a la altura de Juan Bautista Alberdi y en la Ruta 3.

Los choferes cortando la Avenida General Paz.

Además, un grupo de colectiveros se apersonó en una comisaría de la región para exigir seguridad, en una escena que culminó con represión policial desde la terraza y patrulleros prendidos fuego en la puerta del establecimiento.

El asesinato de Pablo Flores, de 28 años, fue la gota que revalsó el vaso para los conductores de transporte público, que vienen sufriendo violentos ataques y robos con frecuencia.

El caso se encuentra bajo investigación e intervino el ministro de Seguridad de la provincia, Sergio Berni, para diseñar un plan que brinde mayor seguridad. Por lo que se sabe, el joven asesinado se encontraba suplantando a un compañero que estaba amenazado de muerte por problemas personales.

Ver más:

Tagged