Solicitaron la detención de un cura por abusos en un reconocido colegio platense

Sociales Titulares

Luego de que una joven denunciara haber sufrido situaciones de abuso entre los 11 y los 13 años, la fiscalía pidió que se capture al sospechoso.

El cura Raúl Anatoly Sidders enfrenta una grave acusación por el abuso sexual de una menor entre 2004 y 2007, que fue formalizada judicialmente el 20 de agosto pasado. Según la presentación, los hechos habrían ocurrido en el Colegio San Vicente de Paul, donde se desempeñaba como capellán, en una época en que la denunciante tenía entre 11 y 13 años.

En ese marco, el fiscal Álvaro Garganta solicitó la detención del sacerdote, que se encuentra actualmente en Iguazú. La solicitud se dio tras semanas de investigación, y luego de que declarara la joven que radicó la denuncia, actualmente de 27 años, así como otros testigos.

Durante el inicio del proceso, ya había sido pedida, por parte de las abogadas de la presunta víctima, la prohibición de la salida del país del acusado.

Además de alegar los riesgos procesales como el entorpecimiento probatorio, se señaló la facilidad de una eventual fuga por parte del cura, siendo que se encuentra en la triple frontera, con fácil acceso tanto a la República del Paraguay como a Brasil.

Señales contradictorias en la iglesia

Al día siguiente de la radicación de la denuncia, el obispado de Iguazú publicó un comunicado defendiendo a Sidders con firmeza.

“Ante la denuncia presentada ayer en los tribunales de La Plata contra el sacerdote Raúl Sidders, el obispado de Puerto Iguazú reafirma el contenido del Comunicado emitido por los Colegios San Vicente de Paul del Arzobispado de La Plata el 7 de agosto pasado”, comunicaron.

Allí, precisaron, “se señala que en esa denuncia se mezclaron narraciones referidas a distintas personas y a diversos momentos históricos y que las diferencias que se puedan tener con respecto al estilo, modo de pensar o de expresarse de un sacerdote no justifican acusarlo injustamente de cualquier acción”.

En aquel momento, destacaban que “La denuncia no implica que el p. Raúl esté procesado, por lo cual sería imprudente adelantar juicio alguno sobre un proceso que todavía no existe”.

El obispo de Puerto Iguazú, Nicolás Baisi, junto a Raúl Anatoly Sidders.

Además, señalaron que, si bien “pertenece al clero de la diócesis de La Plata”, “presta servicios desde julio en la diócesis de Puerto Iguazú”, donde, aclaran, “tiene encomendadas labores pastorales con adultos”.

Respecto a las, en ese momento, acusaciones, expresaron: “Tenemos conocimiento cierto por personas del Colegio San Vicente de que el p. Raúl confesaba cerca del altar de la capilla del Colegio a grupos de alumnos de primaria, acompañados por la maestra”.

En este sentido, aclararon: “Estaba a la vista de los demás compañeros y de quien pasara por el lugar pues la puerta de ingreso a la capilla es de vidrio”.

El arzobispado de La Plata, por su parte, anunció ese mismo día en un comunicado que “evitará emitir opiniones públicas, que pueden ser consideradas como una injerencia indebida o como un obstáculo a la tarea de la Fiscalía”.

El Arzobispo de La Plata, Víctor “Tucho” Fernández.

A su vez, informó que “ha amonestado y reprendido” a Sidders, “para que  evite todo lenguaje inapropiado, sobre todo ante menores de edad, y particularmente cualquier expresión referida a las mujeres que pueda interpretarse como menosprecio, discriminación o misoginia”.

Por último, alegando “prudencia y prevención”, recomendaron al Obispo de Puerto Iguazú que “no encomiende al Pbro. Sidders ninguna tarea en colegios o con menores de edad”.

Por su parte, alumnos y docentes del Colegio San Vicente de Paul expidieron una contundente carta abierta donde pidieron la investigación del caso.

El comunicado del obispado de Iguazú

Tagged