Otra vez en la mira la clínica Althea tras el fallecimiento de un paciente

Sociales Titulares


Una platense internó a su padre en la clínica por diabetes pero terminó falleciendo por COVID-19 y nadie se lo comunicó. Desde institución niegan todo. 

“Mi papá se internó el 31 de agosto. Ya tenía el acuerdo previo de internarse, lo hizo por su propia voluntad ya que tenía problemas en la cadera, porque estaba pesando 236 kilos. Se internó porque quería bajar de peso. Tenía IOMA y su médico lo internó el 31 de agosto. El 1 de septiembre me presenté en la clínica Althea a avisar que por cualquier cosa que pasara, o cuando hubiera que comunicar los partes, me los pasaran a mí”, informó la joven, que decidió no revelar su identidad.

Ella expresó que le prometieron que al día siguiente se comunicarían,pero los días pasaron y no lo hicieron. “Cuando llamé el médico no estaba, no había médico de guardia. Nadie me podía decir en qué situación estaba mi papá, cómo estaba médicamente. Yo sí pude hablar por teléfono con él. El 4 de septiembre me dijo que le estaban dando 18 pastillas por día y que estaba muy pero muy agitado, entre consciente e inconsciente por la agitación que tenía. Todos los días le controlaban la diabetes y la tenía bien” relató la joven.

La hija del fallecido, precisó que el día martes 8 de septiembre se comunicaron con el fin de contarle que su padre había sido diagnosticado con coronavirus. “Obviamente jamás me avisaron que le iban a hacer un hisopado. Cuando lo llamé a mi papá no podía hablar de la sedación que tenía y nunca más me contestó un WhatsApp. El miércoles 9 de septiembre me llegó un mensaje a las 9 AM, era un compañero de trabajo de mi papá diciéndome que lo sentía mucho. No fueron capaces ni de llamarme a mí para decirme ‘tu papá falleció’. A mi papá me lo sacaron, me lo mataron. No sé si tenía COVID-19, no lo pude despedir”, informó 

Denuncia que fue maltratada por el personal de enfermería de la clínica cuando concurrió a buscar las pertenencias de su padre. “Me dieron un papel que decía que mi papá había fallecido de un paro cardíaco, de dos o tres enfermedades más y de COVID-19”.

Explicó que durante un tiempo tomó como opción el callar lo sucedido, pero al ver muchas publicaciones en Facebook de reclamos a la clínica se sintió indignada y realizo la denuncia.  

Según pudo informar el medio 0221.com.ar, que se comunicó con la clínica, el paciente fue atendido con profesionalismo y acorde a todos los protocolos vigentes. Según explicaron y agregaron “llegó acompañado por un amigo” Al que se le fue informando por el estado en que se encontraba su compañero, compartiendo partes periódicos sobre el estado de salud.

Fuente: 0221