La Plata: fila desde la madrugada para dejar CV en una nueva parrilla

Sociales Titulares

Se trata de un nuevo local gastronómico que abrirá sus puertas el próximo jueves, ubicado en pleno centro de la ciudad. Por la mañana, la cola se extendía por más de una cuadra.

Durante el pasado fin de semana, los dueños de Diagonal a las brasas lanzaron una convocatoria de personal a través de redes sociales, de cara a la apertura de la flamante parrilla de este jueves.

En principio, el local gastronómico ubicado en diagonal 74 y 12, buscaba dos ayudantes de cocina, un ayudante de parrilla, dos deliverys con moto, un encargado de atención al público, un encargado de limpieza y un bachero.

Los aspirantes a cubrir las vacantes debían presentarse este martes, y la postal en las inmediaciones de la Plaza Moreno fue contundente. Cerca de 300 personas, en su mayoría jóvenes, se acercaron al lugar desde la madrugada buscando cubrir los puestos disponibles.

Así lucía el flamante negocio gastronómico esta mañana.

En horas de la mañana, la fila salía desde la esquina, donde se ubica el establecimiento, y se extendía por el diagonal por más de una cuadra.

La delicada situación económica del país, de la cual no es ajena la capital bonaerense, quedó reflejada en las calles del centro platense. La demanda de trabajo es apabullante, y, para miles de familias, la recuperación de la actividad económica tras la pandemia apremia.

Diagonal a las brasas tenía previsto abrir en el mes de abril, pero como a tantos emprendimientos y negocios, la pandemia de Covid-19 le modificó severamente el panorama.

Ahora, la apertura se celebrará este jueves 15 de octubre, días después del anuncio del gobernador, Axel Kicillof, que dio luz verde a la actividad de negocios gastronómicos nuevamente.

Imágenes del centro platense esta mañana. Créditos: Fernando Tocho.

Una crisis que impactó directamente al trabajador

La pandemia de Covid-19, con la consecuente cuarentena, más o menos rígida, causó estragos en las economías de los diferentes países del mundo. La drástica reducción de la productividad y el comercio, ya fuera ocasionada por las restricciones preventivas o por los colapsos sanitarios en aquellos países que “priorizaron” la economía, provocó serios problemas socioeconómicos.

En nuestro país, esto puede observarse en el informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), en torno al mercado laboral, publicado a fines del mes pasado.

Dicho documento arrojó, entre otras cuestiones, un abrupto aumento del número de desocupados: el segundo trimestre de 2020, el desempleo creció un 2,7% respecto al trimestre anterior, alcanzando la alarmante cifra de 13,1%.

Así lo publicaba el ente estatal.

En la comparación interanual, el incremento fue de 2,5%, lo cual evidencia que, sin pandemia, desde el segundo trimestre de 2019 hasta el primero de 2020, la tasa de desempleo se mantenía estable, y hasta se había reducido un 0,2%.

El impacto de la crisis sobre el empleo se pudo observar, a la vez, en la drástica caída de la Población Económicamente Activa (PEA): hasta marzo, abarcaba el 47,1% de la población, mientras que en los tres meses posteriores, se retrajo de manera impactante hasta el 38,4% (una reducción de un 8,8%).

La extraordinaria situación sanitaria, entonces, impactó negativamente no sólo en la tasa de empleo, sino también en la búsqueda de empleo. Ya sea por los cuidados sanitarios (o incluso el temor al contagio), como por la propia reducción constante de la oferta laboral, la PEA se vio sensiblemente afectada.

Tagged