Golpe a la Paz: Facción disidente de las FARC anunció el retorno a las armas

Mundo

La noticia se dió a conocer el pasado jueves 29 de agosto a través de un video difundido por ex integrantes que comunicaron la decisión en respuesta a una “traición del Estado” al acuerdo de “La Habana”.

El histórico acuerdo de paz firmado el 24 de noviembre de 2016 conoció así su primer revés luego de casi 2 años y 9 meses. Facciones disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia se mostraron en un video de casi dos horas de duración anunciando que retoman la actividad armada. Denuncian incumplimientos por parte del gobierno al acuerdo de “La Habana”.

La pieza audiovisual permitió reconocer como orador a Luciano Marín, más conocido como “Ivan Márquez”: el ex segundo mando de Las FARC, que fue encargado de negociar la paz con el gobierno para el acuerdo y posteriormente asumió como senador del partido político que se desprendió de la guerrilla. La aparición de tal alto mando impactó a Colombia, confirmando las sospechas que existían en torno a la cantidad de ex guerrilleros que habían desertado de los hogares en que habían sido ubicados luego del cese de “La Habana”.

Desde las autoridades nacionales en conjunto con los líderes del partido vinculado a la organización resaltaron que la gran mayoría de los 7 mil milicianos que firmaron la paz se encuentra cumpliendo el acuerdo.

Sin embargo, por lo que se pudo observar en el material difundido, muchos de los agrupados en esta facción rebelde son antiguos líderes: además de “Márquez”, aparece  Seuxis Paucias Hernández, alias “Jesús Santrich”, un ex miembro del Estado Mayor y también negociador de la paz, quien había sido capturado por las autoridades por una causa judicial relacionada al narcotráfico. Esta detención suscitó la fuga de varios ex guerrilleros, volviendo a la clandestinidad.

Los desertores de los Espacios Territoriales de Reincorporación suman unas 1000 personas en total, y su posible reincorporación a las armas se suma a unos 1800 nuevos reclutados y milicianos de guerillas más pequeñas que operan en el país, según estima la Fundación Paz y Reconciliación.

Luciano Marín, alias “Iván Márquez”, al frente del comunicado del jueves.

Según aseveró “Márquez”, el modus operandi de la FARC cambiará: “Sólo responderemos a la ofensiva. No vamos a seguir matándonos entre hermanos de clase”.  También aclaró que no se centrarían en fuerzas de seguridad, sino que el nuevo objetivo de ahora en más será la oligarquía, que calificó de “excluyente y corrupta, mafiosa y violenta que cree que puede seguir atrancando la puerta del futuro de un país”.

Además, reveló con detalle una de las razones de la ruptura con el acuerdo: “En dos años, más de 500 líderes y lideresas del movimiento social han sido asesinados, y ya suman 150 los guerrilleros muertos en medio de la indiferencia y la indolencia de un Estado”. Además, buscó apoyo en los movimientos sociales para buscar un nuevo diálogo por la paz, “sin más asesinatos de líderes sociales y de excombatientes guerrilleros, en el que las armas sean verdaderamente retiradas de la política.”

Ivan Duque, presidente de Colombia, declaró que es “un grupo de delincuentes que pretende burlarse del país” y que es algo que no va a permitir. Con el objetivo de dar con los guerrilleros, el gobierno ofreció una suma de 100 mil dólares a los ciudadanos que pudieran aportar información sobre el paradero del grupo armado.

Entre tanto las poblaciones rurales sufren esta noticia, siendo quienes más abogaron por la paz y temen el retorno de la guerra. En las ciudades, la situación es objeto de polémica: hay quienes bregan por la paz y quienes no aceptan acordar con la guerrilla, grupo en que se ubican muchos poderosos empresarios.

La clase dirigente se encuentra ante la primera situación conflictiva con las Fuerzas Armadas Revolucionarias desde la firma del acuerdo, que sin duda le presentará dificultades en su resolución teniendo en cuenta la polarización de la opinión pública al respecto.

Por Ezequiel I. Pérez.

Tagged