El colegio Esseri de La Plata prevé continuar con las clases presenciales

Educación Sociales Titulares

A pesar de la disposición del Gobierno nacional, la institución acusó una “crisis emocional” del alumnado y advirtió que continuará dictando clases bajo el mismo régimen.

Por Ezequiel Ian Pérez.

La polémica por la suspensión por dos semanas de la modalidad presencial de enseñanza trascendió los límites de la discusión pública y política, y se trasladó hacia lo institucional en las últimas horas.

El Colegio Esseri ubicado en Gorina, partido de La Plata, anunció a través de un comunicado que continuará brindando clases en su establecimiento y presentará un amparo ante la justicia, alegando que sus estudiantes se encuentran en “emergencia emocional, según nuestra mirada y la de expertos”.

La institución recordó que se encargó de establecer los protocolos y capacitaciones para el personal, así como de adecuar las instalaciones y destacó que “es por ello que tanto en el Nivel Inicial como en el Nivel Primario, prácticamente no hemos registrado casos de Covid”, situación que hicieron extensiva al resto de la “Educación en Argentina”.

El documento expresa que “el cese de la educación presencial pone en grave peligro a todos los alumnos, generando daños irreparables en su salud psíquica y emocional, y amplifica además, otras problemáticas ya generadas luego de un año de ausencia en las aulas y cuarentena”.

Es por ello que, tras describir a la educación como “un derecho esencial consagrado en nuestra Constitución Nacional y en pactos internacionales”, informaron a la comunidad educativa que la institución interpondrá “los instrumentos legales necesarios para hacer valer el derecho de cada niño y niña a su acceso a la educación”.

En esa línea, anunciaron: “ESSERI mantiene, valoriza y continúa con las clases presenciales en nivel inicial y nivel primario con las condiciones mixtas de virtualidad y presencialidad por burbujas, tal como regían hasta ahora”

“El lunes, como siempre, los esperamos a todos”, expresa hacia el final el comunicado. A su vez, dejaron a disposición un link donde firmar una petición que respalde la posición de la institución.

Así lo informó el periodista local, Belisario Martínez.

Un contexto agitado y la posibilidad de “fuertes sanciones”

La noticia generó amplio revuelo, en el marco de discusiones generalizadas en los ámbitos político, mediático y social, donde sectores específicos vienen llamando a rebelarse contra las implementaciones del Gobierno Nacional: en concreto, figuras como la ex titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, o la mediática Viviana Canosa son ejemplos de esta actitud.

No obstante, el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, advirtió este viernes por la mañana que la institución podría recibir penalidades por esta abierta desobediencia.

“Lo vamos a estar evaluando; hay que avisarle a ese colegio que se está oponiendo a un Decreto de Necesidad y Urgencia de orden público, puede tener una sanción muy fuerte, es un decreto con fuerza de ley”, declaró el funcionario al ser consultado por el tema en diálogo con Radio Con Vos.

Cabe recordar que las medidas fueron implementadas en el peor momento a nivel nacional de la pandemia, pero, en particular, en una coyuntura donde hace semanas La Plata es la ciudad del país donde los contagios de Covid-19 crecen a mayor velocidad, rompiendo récord de nuevos casos diarios en reiteradas ocasiones.

Contexto en el cual, en la última semana, los colegios Nuestra Señora de Fátima y Benito Lynch suspendieron temporalmente por iniciativa propia las clases presenciales debido a la crítica situación de contagios dentro de la comunidad escolar (directivos, docentes y familias).

En tanto, en línea con la actitud del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, este viernes el intendente de Vicente López, Jorge Macri, anunció que también evalúa interponer un amparo ante la justicia para garantizar la presencialidad en las aulas.

El debate es amplio y se ha tornado una discusión con tintes partidarios. La suspensión de las clases en las aulas es una medida de emergencia, luego de que a principio de año fuera catalogada como prioridad absoluta.

En todo caso, el intercambio de posiciones y los consensos en relación a su necesidad, sus plazos y su efectivización serán fundamentales, así como las resoluciones de la justicia, pero la fracturación de la cohesión social en una situación sanitaria crítica y extraordinaria no parece ser el camino más sano para transitar el trayecto que nos queda conviviendo con el Covid-19.

Una cosa es disentir y expresarse al respecto, proponer alternativas y buscar viabilizarlas; y otra bien distinta es plantear una abierta desobediencia al Poder Ejecutivo Nacional sin el correspondiente respaldo institucional.

Tagged