El candidato de Evo Morales ganó las elecciones en Bolivia

Mundo Politica Titulares

Aunque restan conocerse los números definitivos, la presidenta de facto, Jeanine Áñez, reconoció la victoria de Luis Arce y David Choquehuanca. Desde Argentina, Morales celebró: “recuperamos la democracia”.

Por Ezequiel Ian Pérez.

Según trascendió en las primeras horas de la madrugada de este lunes, la fórmula presidencial del Movimiento Al Socialismo (MAS) y el Instrumento Para la Soberanía de los Pueblos (IPSP) ganó ampliamente las elecciones que significaban el retorno democrático a Bolivia.

De esta manera, el economista Luis Arce, ex ministro de Economía de Evo Morales, resultó electo como presidente, mientras que David Choquehuanca asumirá la vicepresidencia.

Si bien los resultados se demoraron varias horas más de lo estipulado, minutos después de las 00:30 de este lunes, el propio Morales confirmó ante la prensa que “Lucho será nuestro presidente”. En este sentido, evaluó que “él sabrá resolver” la crisis económica que atraviesa el país andino y “volver al progreso”.

Las felicitaciones de Evo Morales.

El flamante presidente se desempeñó durante casi todo el mandato del histórico dirigente cocalero al frente de la cartera de Economía, con una ausencia de 1 año y medio.

En dicho período histórico, entre otros indicadores, se destaca el incremento del Producto Interno Bruto (PIB) de 9.500 millones de dólares anuales a 40.800 millones, y redujo la pobreza del 60% a 37%.

La presidenta de facto, Jeanine Áñez, también reconoció la victoria de Arce. Pasada la 1:30 de la madrugada, escribió en Twitter: “Aún no tenemos cómputo oficial, pero por los datos con los que contamos, el Sr. Arce y el Sr. Choquehuanca han ganado la elección. Felicito a los ganadores y les pido gobernar pensando en Bolivia y en la democracia”.

Las urnas ratificaron la voluntad popular

Paradójicamente, Áñez accedió al Gobierno por medio de un Golpe de Estado, luego de las revueltas generadas por sospechas en torno a la reelección de Evo Morales. En aquellos comicios, la fuerza política que integraba la mandataria consiguió tan sólo el 4.24% de los votos.

En los meses posteriores a su designación, Bolivia atravesó una crisis institucional, complejizada por la crítica situación económica y sanitaria que acarreó la pandemia. Los amplios sectores sociales y políticos vinculados al MAS reclamaron elecciones y el retorno democrático con reiteradas movilizaciones y medidas de fuerza.

Como contraparte, el Gobierno de facto postergó los comicios varias veces debido a los riesgos epidemiológicos que implicaba celebrar la jornada de votación, y reprimió manifestaciones y cortes de ruta.

Alberto Fernández calificó como “un acto de justicia” la victoria de Arce y Choquehuanca.

Desde el Movimiento Al Socialismo y el IPSP denunciaban que las dilaciones tenían como objetivo el desgaste de la imagen de Luis Arce, favorito en las encuestas.

El clima sociopolítico era de incertidumbre, violencia y opacidad: el retorno a la democracia dependía de la voluntad democrática de quienes la habían interrumpido sobre la base de presuntas irregularidades, no muy diferentes que las de cualquier comicio.

El triunfo de la fórmula Arce-Choquehuanca, casi un año después de la reelección de Evo Morales, viene a ratificar la expresión del pueblo boliviano. El sabotaje a la democracia no modificó la voluntad de la mayoría, y Bolivia volverá a ser presidida por un representante elegido por sus ciudadanos.

Tagged