Crimen en Villa Gesell: ahora amenazan a testigos para que dejen de hablar

Policiales Sociales

Así lo asegura una testigo del hecho, que declaró tener “Pánico de salir a la calle”, luego de recibir amenazas anónimas para que deje de contar detalles del ataque que presenció.

Como si no hubiera sido suficiente el cobrarse la vida de un joven inocente, las prácticas de la “gente bien” acostumbrada a tapar con un manto de impunidad esas “malas pasadas” que le juega la vida a los grupos de violentos privilegiados continúan.

Una testigo del asesinato ocurrido el pasado 18 de enero pasado denunció públicamente que “Tiene pánico de salir a la calle” desde que se dispuso a contar lo que vió a la salida del boliche Le Brique la trágica madrugada. Es que con el objetivo de evitar que se sigan conociendo las responsabilidades de los rugbiers en la muerte de Fernando ha recibido amenazas anónimas que ahora hicieron de su vida un calvario.

Se trata de una menor de edad cuyo nombre no vamos revelar por su seguridad, que asegura que se quedó “con miedo”. “Mi mamá me acompaña a todos lados, no se si la familia de esos pibes le puede pagar a alguien para que me maten”, expresó.

Uno de los detalles que la joven reveló hasta el momento fue que “Fernando les pedía por favor que pararan, que le dolía, hasta que lo mataron”. “Eran diez enfermos pegándole a un pibe porque les habían tirado un vaso adentro del boliche”, añadió.

Mientras tanto los diez agresores continúan alojados en la Unidad Penal de Dolores en una celda, separados del resto de los internos hasta que se determine su situación penal. En las últimas semanas se han realizado ruedas de reconocimiento de cada joven imputado. Allí los ubicaron junto a otros individuos de aspecto similar y los testigos y amigos de Fernando han reconocido a al menos 9 de los 10 en el ataque.

Tagged