Alberto Fernández: “Donde no hay cuidado colectivo, cualquier sistema de salud puede desbordar”

Politica Salud Titulares

El mandatario evaluó las principales dificultades en el marco de la pandemia, y advirtió que será fundamental “extremar cuidados” hasta obtener las vacunas necesarias.

Este jueves, Alberto Fernández realizó un repaso de la gestión de la pandemia desde el inicio del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), un año atrás. En una sorpresiva conferencia transmitida por cadena nacional, analizó las principales dificultades que afronta el país de cara a los próximos meses.

El presidente de la Nación advirtió que “la pandemia no terminó” y señaló que “necesitamos mucha prevención y mucha responsabilidad individual y colectiva” para enfrentar una segunda ola de coronavirus que parece inminente. “Debemos extremar los recaudos para que el Covid 19 no nos vuelva a aislar”, añadió.

Entre las principales preocupaciones en este marco, el mandatario mencionó las nuevas cepas que circulan masivamente en países del exterior -y de las cuales ya se reportaron casos en Córdoba-; la incapacidad de los laboratorios para cubrir la demanda de vacunas, que podría retrasar la campaña de vacunación; y la llegada de las estaciones frías, que en muchos países del mundo ocasionó importantes crisis sanitarias.

Es por esto que Fernández, en línea con lo expresado en los últimos días por los ministros de Salud, Fernan Quirós (CABA) y Daniel Gollán (PBA), señaló que “está totalmente desaconsejado viajar al exterior”, ya que las nuevas variantes del virus aportan un riesgo epidemiológico extra al país.

El breve discurso del presidente.

Recordemos que, por ejemplo, la cepa de Manaos -bautizada con el nombre del estado brasileño donde se detectó- se extendió rápidamente por todo Brasil, que en los últimos días admitió la “peor crisis sanitaria de la historia”, superando ampliamente la catastrófica situación de mortalidad de la primera ola sufrida el año pasado.

A su vez, Chile y Paraguay presentan una situación límite en sus sistemas de Salud, vinculada en parte a la presencia de dicha cepa. La variante británica, por su parte, también está asociada a un mayor riesgo de contagio y mortalidad.

Es por esto que el jefe de Estado recordó que “las fronteras continuarán cerradas para turistas extranjeros, como lo están desde el 24 de diciembre”. Sin embargo, el retorno de turistas al país, con la cada vez más común presentación de testeos falsificados en los ingresos, representan un gran riesgo. De hecho, en Córdoba ya hay al menos tres pacientes infectados con cepas extranjeras.

“Para prevenir y reducir todo lo posible el impacto de la segunda ola, les pido que todos y todas respetemos las principales medidas de prevención”, señaló el mandatario y especificó: los dos metros de distancia entre personas, el uso adecuado del barbijo, la higiene de manos, mantener los ambientes ventilados y realizar actividades al aire libre.

“Los argentinos y argentinas hemos aprendido a cuidarnos. Ahora que llega el otoño tenemos que reforzar esos cuidados, cuanto más lo hagamos habrá menos contagios y fallecidos”, indicó Fernández.

A su vez, apercibió a la ciudadanía de que “donde no hay cuidado colectivo, cualquier sistema de salud puede desbordar”, y recalcó la importancia trascendental de la responsabilidad ciudadanía “mientras logramos que lleguen las cantidades de vacunas que necesitamos”.

En este sentido, volvió a cargar sobre las inequidades globales, recordando que “18 países han recibido el 88% de las vacunas que se han distribuido hasta ahora” y aseverando que “la gran mayoría está en un gran desierto, con pocas vacunas o sin acceso”.

Este jueves, por caso, Ecuador recibió su primer lote de vacunas -de 84.000 dosis- por parte del mecanismo Covax, impulsado por la OMS para ayudar a los países que más lo necesitan. No se trata de una realidad que sólo padecen las naciones más postergadas en regiones recónditas de otros continentes.

Además, el presidente de la Nación también mencionó el “retraso global” en la entrega de los lotes de vacunas, aún cuando los países han logrado los acuerdos y firmado los contratos con los laboratorios. “Hay problemas de producción, logísticos, de insumos, ante una complejidad absolutamente excepcional”, sostuvo.

Situación válida para el lote de 16 millones de dosis de la vacuna de Oxford-AstraZeneca elaboradas en Argentina y enviadas a México desde hace varias semanas, pero cuya distribución se encuentra increíblemente demorada por la falta de receptáculos de vidrio donde envasarlas.

Este jueves, Daniel Gollán y Fernán Quirós coincidieron en sus respectivos reportes sanitarios en la inminencia de una segunda ola y la necesidad de reforzar controles en el ingreso al país.

Queda claro que tanto la situación epidemiológica como el proceso de inmunización a nivel global es volátil y difícil de prever.

En ese contexto, y con la salida de la pandemia cada vez más cerca, el Gobierno Nacional pide un último esfuerzo de la sociedad toda para evitar una nueva crisis sanitaria que trastoque una vez más la actividad económica y productiva, que recién comienza a exhibir indicios de recuperación y no es nada conveniente volver a interrumpir.

No obstante, la gestión de la pandemia de la administración del Frente de Todos dejó en claro que el Ejecutivo nacional es capaz de tomar las más drásticas medidas para evitar un desastre humanitario como el que atraviesa Brasil, donde ya mueren personas por falta de Unidades de Terapia Intensiva donde ser atendidas.

Contemplando esto, cabe sugerir que el mensaje subyacente del discurso de Alberto Fernández en el día de ayer es: el endurecimiento de las restricciones está en sus manos. De la capacidad ciudadana de cuidarse y prevenir el contagio masivo depende la posibilidad de continuar con esta ‘nueva normalidad’, que a un año del inicio del estricto y extenso Aislamiento Social, comienza a oxigenar la delicada situación laboral y económica.

Tagged