miércoles 18 de mayo de 2022
- Edición Nº1260

Salud | 14 dic 2021

CVPBA

Ante la muerte de un platense por Hantavirus, piden tomar medidas para su prevención

Ante la muerte de un joven de 28 años producto de hantavirus en la localidad de Etcheverry en La Plata, desde el Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires brindan una serie de medidas preventivas para evitar la presencia de su principal transmisor: los roedores.


La confirmación de un caso mortal de hantavirus de un joven que realizaba tareas rurales en la zona de Etcheverry, generó profundo dolor, y reactualizó la necesidad de que se encuentren en marcha, a lo largo del año y en toda la Región, los mecanismos preventivos existentes, que deben ser fiscalizados por los sistemas sanitarios provincial y municipal.

Lo cierto es que el hantavirus, en definitiva, se ha transformado en un mal endémico en nuestra región; desde 1998 -cuando se detectó el primer caso- hasta ahora ha cobrado más de una quincena de vidas. No hay margen, entonces, para la indiferencia. Distintos organismos del Estado deben comprometerse, tanto en la órbita provincial como municipal, para levantar barreras y disponer medidas de defensa muy enérgicas ante el avance de esta amenaza.

Esto se debe a que el principal roedor reservorio y transmisor es el ratón silvestre conocido como ratón colilargo que, entre otros lugares de la Argentina, habita en territorio bonaerense.

Ante esta situación, desde el Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires explicaron que “la prevención es un trabajo Estatal e individual, que no sólo implica el desmalezamiento de áreas periurbanas sino también evitar el almacenamiento de basura de la que los roedores puedan alimentarse”.

Vale recordar que el hantavirus es una enfermedad viral aguda grave causada por el virus Hanta, que ataca los pulmones del ser humano. El virus se contagia al inhalar el aire contaminado en lugares abiertos o cerrados, donde los roedores infectados eliminan el virus a través de la saliva, las heces y la orina; y al secarse se combinan con el polvo y se transportan por el aire. También puede contagiarse por mordeduras o contacto directo al tocar roedores vivos o muertos transmisores del virus, o las heces y orina de los mismos.

Entre los factores de riesgo para el contagio, se puede citar el vivir, trabajar o haber estado en zonas rurales; ser trabajador agrícola, forestal o de aserradero; como así también, ingresar o limpiar recintos que han permanecidos cerrados, desmalezar, talar árboles o mover leña, estar expuesto o en contacto con roedores silvestres, o estar en espacios silvestres sin desmalezar, y recoger, oler o comer frutos silvestres sin lavar.

Los síntomas de la enfermedad se parecen a un estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos y a veces dolor abdominal o en la parte baja de la columna. Después de algunos días puede haber dificultad respiratoria que puede agravarse produciendo lo que se conoce como síndrome cardiopulmonar por hantavirus. Ante cualquier duda, se debe acudir a un establecimiento de salud.

Medidas de prevención

En hogares:

  • Mantener la vivienda limpia para evitar la presencia de roedores.
  • Eliminar los elementos en desuso que puedan servir para la nidación de roedores.
  • Evitar que los roedores entren o hagan nidos dentro de las casas sellando todas las rendijas de más de 0,5cm. de abertura. Tanto en el interior como en el exterior
  • Colocar las huertas lejos del hogar y sobre tarimas de 30 cm. de alto.
  • Desratizar el perímetro de la casa.
  • Desmalezar y mantener corto el pasto en unos 30 cm alrededor de la vivienda.
  • Mantener la basura doméstica en envases resistentes a roedores. Si no cuenta con recolección domiciliaria enterrar la basura diariamente en lugares alejados de la vivienda a por lo menos 30 cm. de profundidad.
  • Después de alimentar a los animales domésticos, guardar la comida sobrante fuera del alcance de los roedores en envases herméticos y resistentes.
  • Evitar recipientes con agua al alcance de los roedores. Proteger las fuentes de abastecimiento de agua.

En zonas rurales:

  • Ventilar por 30 minutos los lugares cerrados por largo tiempo.
  • Después de ventilar, rociar suelo y superficies con agua y lavandina. Limpiar y barrer.
  • Mantener los alimentos y el agua fuera del alcance de los roedores, almacenándolos en envases herméticos.
  • Mantener el exterior de la vivienda y bodegas libre de maleza y basura.
  • Sellar y desratizar galpones y bodegas.
  • Las bodegas deben ser ventiladas y ordenadas a diario. Y estar libres de materiales de desecho.

En caso de acampar:

  • Mantener la basura en recipientes cerrados, si es necesario enterrarla.
  • Elegir lugares limpios y libres de matorrales y pastizales.
  • Usar carpa con piso, cierre y sin agujeros.
  • Guardar los alimentos en envases resistentes y cerrados.
  • Caminar sólo por senderos habilitados, no entre matorrales y pastizales.
  • No recolectar ni consumir frutos silvestres.
  • Beber sólo agua segura (potable, envasada, hervida o desinfectada).
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias