domingo 24 de octubre de 2021 - Edición Nº1054

Sociales | 26 sep 2021

Testimonio desgarrador

El periodista Mauro Federico visitó "Seres libres" y habló sobre las adicciones de su hijo desde que era adolescente

El escritor visitó la semana pasada el programa de TV “Seres libres”, para hablar sobre la dura experiencia que vivió como padre de un adicto. El periodista, que escribió junto a su hijo Ariel un libro acerca de las adicciones, relató cómo fue su experiencia.


Por: Info 360

“El primer vestigio de que Ariel tenia intensión de consumir sustancias fue cuando tenía 11 años, había una ficción en la tele donde el hijo de los protagonistas plantaba dentro del armario de la pieza marihuana, entonces Ariel me pregunto si podía plantar marihuana… Yo le respondí que estaba loco, le dije que no y por supuesto, hizo lo contrario. A los 14 años me conto que fumaba marihuana y se construyó un discurso  de cultura canábica que lo transformaba en un agricultor, que iba a vivir de esto y que era saludable”, comenzó en su relato,Federico en el programa.

“La vida de un adicto empieza a derrumbarse cuando empieza a romper con la rutina y a decir cosas que no se convalecen con lo que hacen… Lo que siente, lo que piensa con lo que dice y lo que hace. Un día volví a casa y veo a mi mujer con mi hija en brazos temblando, me muestra dónde estaba Ariel, que estaba totalmente sacado, pegándole al vidrio y a la pared… Le pregunto que le pasa y me dice que estaba enloquecido, que había un ruido y me empuja al piso cuando quiero abrazarlo. Salió a la calle, lo agarré y le dije ‘no voy a dejar que te mates’. Ahí me pidió ayuda, Ariel tenía 16 años”, relató con angustia. Federico contó qué fue lo que sucedió la primera vez que acudieron a profesionales: “Cuando fuimos al instituto para realizar su primer tratamiento, el psicólogo le pregunto qué consumía y empezó a enumerar: crack, MDM, Keta … La primera reacción que tenés como padre de un adicto es que te asustas, no sabés que hacer. Después viene la etapa de la bronca, lo querés cagar a trompadas”. “En el medio del tratamiento Ariel tiene una recaída y esa recaída termina en un encierro en un psiquiátrico y luego en una comunidad terapéutica. En 7 años de diferentes dispositivos terapéuticos tuvimos muchos vaivenes. En un momento el se empezó a manejar solo, termino la secundaria en un acelerado y vino la recaída, fue tremenda e hizo algo que no había hecho nunca, tomar hasta perder la conciencia y que le importe tres carajos si vivía o no vivía. Ariel se da cuenta de su recaída porque a su mejor amigo de consumo le salvo la vida, le abrió la boca para evitar que el pibe se ahogue y eso mismo le paso a él. Se asustó me pidió ayuda”, aseguró.

Siguiendo con su historia, el periodista contó que “fuimos a una clínica que era un neuropsiquiátrico, estuvo 3 meses. Las primeras semanas no pude verlo y luego a la tercera pude verlo. Cuando terminan los 3 meses el médico me llama y me dice ‘tu hijo ya está limpio’… y me dijo ‘ahora empieza el tratamiento, porque sale a la calle y es un barrilete tu hijo’…Ariel obtuvo su alta hace 4 años y medio, llevo el tiempo anotado”. A lo que concluyó “cuando terminó el tratamiento le propuse escribir el libro y el me dijo que quería despegar de esta historia. Al año ocurrió la fiesta electrónica donde murieron chicos y aparece un padre diciendo ‘es imposible que mi hijo haya tomado algo, mi hijo es una persona sana’ y Ariel me miró y me dijo ‘vamos a escribir el libro’ porque hay que abrirle los ojos a la gente desde el lugar que nos toca. Te puede pasar a vos”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias