Once años de cárcel para cazador furtivo en Uganda

Mundo Titulares

Las autoridades judiciales del país africano condenaron a más de una década de prisión a un hombre por matar a un reconocido gorila en un espacio protegido.

Por Ezequiel Ian Pérez.

La caza indiscriminada de animales, ya sea por deporte o por rédito económico, ha socavado la población de numerosas especies. Así ha ocurrido, sólo por dar dos ejemplos, con elefantes y tigres de bengala, que se encuentran en franca recuperación.

Uganda es un país de África oriental, con una ubicación ecuatorial, que presenta esa gran diversidad de vida animal que caracteriza al continente. Allí, un tribunal condenó recientemente a once años de cárcel a un cazador furtivo, asestando un castigo ejemplar para esta actividad criminal.

Se trata de un sujeto identificado como Felix Byamukjkama, que asesinó en junio a un famoso gorila de montaña en el Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi.

El ejemplar abatido se llamaba Rafiki, un macho de espalda plateada del grupo Nkurigo. Era un animal muy conocido en la región, cuyo paradero se desconocía desde principios de junio.

Uganda (marcado en rojo) limita con Congo (RD) al oeste, con Kenya al este, con Tanzania y Rwanda al sur, y con Sudán del Sur al norte.

Poco tiempo después se encontró su cadáver, y la investigación dio con el principal sospechoso. El hombre reconoció haberlo ejecutado, aunque se excusó argumentando que fue “en defensa propia”. Se encontraba en el Parque Nacional cazando.

Byamukjkama se declaró culpable de ingresar de manera ilegal a una zona protegida, y de matar a un gorila y a un cormorán. La información fue brindada por la Autoridad de Fauna de Uganda (UWA), a través de un comunicado publicado en redes sociales.

Por otro lado, también fue condenado en otro caso por matar a un potamoquero de río. Junto al sujeto fueron detenidas otras tres personas, que negaron los cargos. Sin embargo, permanecen detenidos a la espera de un juicio.

“Se hizo justicia”

Sam Mwandha, director ejecutivo de la Autoridad de Fauna de Uganda, celebró el falló y expresó que “se hizo justicia” por Rafiki. “Esto debe servir de ejemplo a otras personas que matan animales salvajes”, advirtió.

“Todos perdemos si alguien mata un animal salvaje, por lo que les pedimos a todas las personas que apoyen nuestros esfuerzos de conservación de la fauna para generaciones presentes y futuras”, remarcó Mwandha.

El comunicado de la Autoridad de Fauna de Uganda (UWA)

El grupo Nkuringo, al que pertenecía Rafiki, es el primero en habitar el sector sur del parque. Al momento de su muerte, contaba con 17 ejemplares, entre los cuales se encuentran ocho hembras adultas, dos jóvenes y tres crías.

El Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi fue fundado en 1991 y se encuentra al suroeste de Uganda. En la región se encuentra la frontera con la República Democrática del Congo (RDC), y al otro lado de la misma inicia el Parque Virunga, de los más importantes del continente.

Fuente: EP Noticias.

Tagged