Investigadores de una Universidad bonaerense desarrollan suero hiperinmune contra el COVID-19

Ciencia Salud

Se trata de un equipo de trabajo de la Universidad de San Martín (UNSAM), que en colaboración con organismos públicos y privados generó un suero que ya dio grandes resultados para combatir el virus en pruebas de laboratorio.

Científicos argentinos lograron, a partir de un suero de caballo, un nuevo avance en el desarrollo de descubrimientos para el combate del coronavirus pandémico, que en las últimas semanas ha avanzado sobre la región metropolitana de Buenos Aires presentando más de 1.000 casos diarios confirmados. 

Investigadores de la UNSAM participaron en la generación de un suero súper inmune contra el coronavirus, que permitió neutralizar el SARS-CoV-2 (como se lo denomina científicamente) en las pruebas realizadas en laboratorio. Tales han sido los progresos que en las semanas subsiguientes se iniciarán ensayos clínicos en pacientes para avanzar en la producción del primer medicamento exitoso y probado a nivel mundial para tratar a los infectados.

El desarrollo se dio en una articulación de entidades públicas y privadas, que involucra al laboratorio Inmunova, la Universidad de San Martín, el Instituto Biolóogico Argentino (BIOL), la Fundación Instituto Leloir (FIL), mAbxience, el CONICET y ANLIS Malbrán, según detalló la publicación oficial de la casa de estudios, redactada por Alejandro Zamponi.

El comunicado de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), en la tarde de ayer.

Además, en el mismo documento, se informó que el tratamiento “persigue la inmunización pasiva y que consiste en administrar anticuerpos a los pacientes contra el agente infeccioso, produciendo su bloqueo y evitando que se propague”. Se prevee usar el suero como tratamiento para personas diagnosticadas con coronavirus, administrándolo en las etapas incipientes del contagio.

Por lo que se informó hasta el momento, la tecnología del compuesto es similar a la que se usa para tratamientos de envenenamiento por picaduras de serpientes y alacranes, intoxicaciones por toxina tetánica, exposición al virus de la rabia y enfermedades como la influenza aviar.

“En el desarrollo del suero se utilizó como antígeno una proteína recombinante del virus SARS-CoV-2. Esa proteína se inyectó en caballos, para obtener anticuerpos policlonales. El suero producido contiene gran cantidad de estos anticuerpos con capacidad de impedir que el virus ingrese a las células y se multiplique”, indica el comunicado institucional.

Gráfico explicativo acerca de la forma de funcionamiento del suero.

El director del Centro CRIP del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIB) de la UNSAM y director científico de Inmunova, Fernando Goldbaum, explicó en diálogo con el sitio web de la UNSAM que “el suero hiperinmune, a partir de suero de caballos inmunizados, en pruebas in vitro funciona entre 20 y 100 veces mejor que el suero de pacientes convalecientes”.

Además, expresó: “Grupos de todo el mundo están probando que el plasma de convalecientes de COVID-19 neutraliza la capacidad infectiva del virus y mejora a los pacientes que reciben este tratamiento. El inconveniente es que hay una limitada cantidad de donantes, que ofrecen una baja cantidad de anticuerpos”.

En este sentido, aseguró que “los caballos tienen la capacidad de producir una muy alta concentración de anticuerpos, por eso los sueros equinos se usan hace más de 100 años”.

Fuente: Noticias UNSAM.

Tagged