Misiones: fabrican los primeros termómetros infrarrojos inteligentes del país

Ciencia Salud

Se trata de un dispositivo que permite medir la temperatura corporal, observarla en la pantalla y transmitirla a dispositivos cercanos a través de Wi Fi. Se desarrolló a través de una articulación del Ministerio de Ciencia con la empresa Fan.IOT.

En el marco de los esfuerzos dirigidos al control de la pandemia de coronavirus, una compañía de Misiones que se dedica al desarrollo de tecnología y robótica creó el primer termómetro infrarrojo inteligente del país para la detección de temperatura corporal (uno de los síntomas fundamentales para detectar COVID-19).

La empresa Fan.IOT es un consorcio público-privado creado en diciembre de 2019 por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la provincia de Misiones, que encabezó el proyecto. La cartera de Ciencia y Tecnología de la Nación financió el proyecto como parte de las medidas llevadas a cabo para controlar la situación epidemiológica en el país.

En un principio, la inversión estatal de $8 millones en la Fábrica Argentina de Nanosensores (Fan) IOT fue fundamental para ampliar sus capacidades técnicas, de cara al desarrollo del nuevo termómetro.

El aparato facilita la detección temprana del virus a través de la medición de temperatura y su lectura en una pantalla. Además, cuenta con capacidad inteligente para enviar la información a través del uso de Wi fi hacia algún sistema propietario o aplicaciones de terceros, bajo un protocolo de seguridad.

La empresa comunicó en sus redes sociales la creación del termómetro.

En diálogo con la Agencia Télam, el integrante del directorio de Fan.IOT, Martín Bueno, manifestó: “Esto fue posible gracias a un equipo de personas comprometidas con el desarrollo de tecnología de avanzada para el país, que creen firmemente en el potencial de los recursos nacionales, y su potencial tecnoexportador”.

El proyecto contempla un desarrollo de etapas diferenciadas y prevee para mediados de este mes una producción inaugural de 100 dispositivos. Durante esta instancia se destinarán a un testeo temprano en entidades que ya han sido seleccionadas.

En la segunda etapa se estipula la producción de 1.000 dispositivos más entre julio y agosto, mientras que en septiembre iniciará una fase de fabricación a escala con el objetivo de poder exportar el termómetro infrarrojo inteligente. El precio de mercado del modelo básico rondará en alrededor de 150 dólares.

Algunos de los usos previstos para los aparatos serán su instalación en accesos a colegios, oficinas públicas, aeropuertos, pasos fronterizos, centros comerciales y hospitales. Se buscará la detección temprana de niveles de temperatura inusualmente altos en las personas que ingresen a dichos espacios.

Los datos recabados serán enviados en tiempo real, de manera de poder trazar, analizar y predecir, en base a algoritmos, patrones de trazabilidad de las temperaturas registradas.

Nota realizada con información de Agencia Télam, por María Victoria Ávila.

Tagged